Elija alimentos ricos en carbohidratos y proteínas

Come cada cuatro horas… pero sólo buena comida. Comience el día con un desayuno nutritivo. Elija comidas ligeras y equilibradas a la hora del almuerzo.

Tome bocadillos ligeros (fruta, yogur, cereal) cada cuatro o cinco horas. La disminución de los niveles de glucosa en la sangre puede causar fatiga, irritabilidad y dolores de cabeza.

Elija alimentos ricos en carbohidratos y proteínas

Llena de energía de calidad con carbohidratos. Son el combustible preferido de las pilas. Los encontrará en productos de cereales integrales, verduras y frutas. Asegúrese de comer suficiente y regularmente.

Añada proteínas. Satisfechas durante un largo período de tiempo. Cómalo en cada comida, para evitar las pérdidas de energía causadas por el hambre.

Evite la trampa de los dulces y alimentos grasos. Los dulces sólo aumentan temporalmente los niveles de energía y los alimentos grasos disminuyen la digestión.

Cuidado con la cafeína!

Aunque el café de la mañana a veces es necesario para ayudarle a despertarse, el café que se toma por la noche puede tener efectos devastadores al día siguiente. De hecho, la cafeína no sólo afecta la duración del sueño, sino también su calidad.

Para un peso saludable

Deje espacio para las verduras en su plato. Una gran cantidad de vegetales proporciona pequeñas calorías mientras que llena su estómago. Esto le hace sentirse satisfecho y recargado más rápido y reduce su consumo de calorías.

También, pruebe alimentos de granos enteros que sean altos en fibra. El pan integral de trigo, el arroz integral, el arroz integral, el bulgur y los cereales ricos en fibra se digieren lentamente y se llenan más rápidamente. Para mantenerse satisfecho el mayor tiempo posible y evitar los antojos entre comidas, añada una fuente de proteína a su plato. Carnes magras, aves de corral, pescado, legumbres, tofu, huevos y productos lácteos (leche y yogur) son aliados valiosos cuando se trata de peso.

Descubre a los enemigos de tu silueta

Reduzca su consumo de alimentos ricos en grasas y azúcares. La repostería y los postres, los alimentos fritos y las papas fritas contienen muchas calorías en un pequeño volumen. Por ejemplo, cuando comes una pizca de tarta de manzana, absorbes tanta energía como si estuvieras comiendo diez manzanas…

Las bebidas endulzadas también están en juicio. ¿Qué podría ser más rápido y fácil de beber que un refresco, una bebida de fruta o un café con sabor a leche? Los líquidos se llenan poco, pero se pueden ingerir muchas calorías sin que aparezca nada… excepto en la circunferencia de la cintura. ¿Y qué hay del alcohol? Muchas personas tienden a olvidar las calorías que acompañan a un vaso de vino (75 calorías) o a una botella de cerveza (150 calorías). Con ocasión de las tardes bien regadas, estas calorías se multiplican según el número de bebidas ingeridas y se suman a las de la comida. Reservar bebidas alcohólicas para ocasiones especiales y beber con moderación.

Escucha tu hambre

Use porciones razonables. Independientemente del contenido de su plato, comer en exceso a menudo resulta en kilos adicionales. Pero, ¿qué es una parte razonable? Primero, elija una placa de aproximadamente 25 cm (10 pulgadas) de diámetro (las placas que se venden hoy en día a menudo son demasiado grandes).

Llenar la mitad del plato con verduras, un cuarto con granos enteros (arroz, pasta, cuscús, pan) y el otro cuarto con carne u otra fuente de proteínas (legumbres, aves, pescado, tofu, huevos, etc.). Sirva con fruta, yogur o un vaso de leche. En los restaurantes y en las casas de los amigos, los platos a menudo se desbordan de tentadores alimentos. Come lo que quieras: no tienes que terminar el plato. Tómese el tiempo para saborear cada bocado y deje de comer cuando esté lleno.

Leave a Reply