Identificar los síntomas con éxito: ¿Estoy en sobreentrenamiento?

Si el cuerpo se somete a demasiada tensión durante un período de tiempo más largo o no se le da tiempo suficiente para la regeneración, esto lleva a una capacidad de rendimiento reducida a largo plazo. En el peor de los casos, incluso las lesiones son el resultado. Pero, ¿cómo sé que estoy en el llamado exceso de formación?

La regeneración – la clave del éxito

La mayoría de los corredores recreativos saben que la regeneración es un factor de entrenamiento importante. Sin embargo, para muchas personas la recreación es más una buena teoría que una práctica regular. Si el cuerpo muestra los primeros signos de fatiga y sobrecarga, a menudo se ignoran los síntomas. ¡Una típica enfermedad de corredor!

Especialmente cuando las cosas van particularmente bien, usted quiere seguir pisando el acelerador y no bajar una marcha. Correr te hace feliz, eufórico y a veces incluso muy alto – esto hace que el hobby sea tan tentador, pero también supone un peligro para el cuerpo cuando se exagera.

Hay una razón por la que los atletas de competición ven sus mayores reservas, la clave del éxito, en la correcta regeneración. En los deportes populares y de ocio, el tiempo recreativo necesario a menudo se toma menos en serio. Para muchos, es difícil reconocer el límite entre mucho y demasiado entrenamiento.

Después de una carrera larga o intensiva, esprints de montaña o intervalos, los signos de fatiga son normales hasta cierto punto. Incluso pueden ser una buena confirmación: ¡Todo bien hecho! Pero, ¿cómo sé si corro el riesgo de entrar en exceso de entrenamiento?

Sobreentrenamiento – estas son posibles señales de advertencia:

  • dolor muscular inusual
  • más lenta y peor regeneración
  • Piernas pesadas y lentas
  • fatiga constante
  • mayor irritabilidad y mal humor
  • estados depresivos
  • Problemas generales de motivación
  • cambio de apetito (más o menos)
  • Meseta de rendimiento o colapso del rendimiento
  • problemas para conciliar el sueño y el sueño
  • aumento de la necesidad de dormir
  • aumento del pulso en reposo

Si usted observa cinco o más de estos síntomas, debe intentar un descanso de 10 días del entrenamiento. También considere si puede optimizar su plan de entrenamiento en términos de tiempos de recuperación y si debe relajarse en un futuro cercano.

¿No hay una mejora significativa?

A continuación, le recomendamos un médico para evaluar su condición. No tome sus síntomas de fatiga a la ligera. Si su cuerpo está agotado, usted está expuesto a un mayor riesgo de lesiones. Y una lesión a menudo conduce a un descanso de entrenamiento aún más largo que una fase de recuperación a corto plazo.

Leave a Reply