Qué cama hospitalaria conviene más para el paciente

Los accidentes, enfermedades y problemas de salud llegan muchas veces sin avisar, por más que trates de cuidarte, siempre cabe la posibilidad de que ocurra algún hecho que lamentablemente obligue a la persona a estar en cama durante su recuperación. El problema está en que las camas tradicionales no son aptas para garantizar la comodidad del paciente y facilitar el trabajo a sus cuidadores.

Lo mejor en estos casos es contar con una cama hospitalaria, estas están diseñadas para dar un mayor confort y reposo al paciente, de igual forma cuenta con mecanismos, funciones y accesorios que facilitan el trabajo enormemente de los encargados de velar por la salud del paciente. Claro que comprar una cama de este tipo es algo que se sale muchas veces del presupuesto de cualquier persona, por suerte hay muchas empresas que se dedican al alquiler de camas hospitalarias, de esta forma no tendrás que invertir una gran cantidad de dinero en algo que solo usaras un tiempo determinado. Un detalle importante es saber qué tipo de cama necesitas, ya que sus funciones varían según el tipo de cama, estas son las más comunes:

Camas de somier fijo

Son un modelo básico, vienen tanto en madera como en material metálico o combinación de ambos, tienen la opción para colocar barandillas, algo importante para garantizar que el paciente se caiga por algún esfuerzo o durante el sueño. Es un modelo básico, el somier es rígido, no tiene mecanismos para levantar la cabeza o los pies, su función más resaltante es la opción de elevarla un poco más, para facilitar el trabajo a los cuidadores, además de poder desplazar al paciente gracias a las ruedas incorporadas en estas.

Camas articuladas

Las camas articuladas representan una gran mejoría en comparación con la de somier fijo, ya que poseen articulaciones que permiten elevar el somier para facilitar el trabajo del cuidado del paciente y el confort del mismo. Estas camas permiten elevar el cabezal o parte superior del somier, permitiendo al paciente adoptar una postura sentada o semi sentado, también tienen elevaciones a nivel de rodillas y pies, para levantarlos en los casos que el paciente lo requiera. La variedad de articulaciones varían según el tipo de cama, algunas tienen hasta 5 articulaciones.

Estas camas las puedes encontrar manuales o eléctricas, la manuales están provistas de unas palancas que permiten graduar el grado de inclinación del paciente, las eléctricas funcionan mediante un control al cual el paciente tiene alcance para que sea este mismo quien se posicione según su criterio.

Camas ortopédicas

Estas camas poseen diferentes modelos, cada uno pensada para un tipo de patología o condición en específico como por ejemplo las de tipo medular, fracturas y lesiones múltiples, enfermedades vasculares y otro tipo de patologías. A diferencia de las otras camas hospitalarias, estas son más grandes, más anchas y son de hierro.

Leave a Reply