Aprende a usar el Yoga para dormir

Dormir es un acto natural para cualquier ser vivo, llegada la noche el cuerpo suele reclamar su debido reposo por el cansancio del día para reponer fuerzas e iniciar la marcha nuevamente al día siguiente.

Un sueño reparador es lo mejor para conservar la salud. Sin embargo, muchas veces conciliar el sueño se vuelve una tarea titánica por distintas razones, entre ellas el estrés, la ansiedad, los medicamentos para cualquier enfermedad, los cambios hormonales, los problemas personales de la vida diaria y las preocupaciones.

El insomnio se ha vuelto uno de los  males más comunes del siglo XX y XXI. Pero este mal tiene formas de ser erradicado, el yoga es un excelente método natural que puede ser una muy buena opción en materia de relajamiento y descanso para conseguir un buen sueño.

Ponga en práctica posturas de relajación

Hay un conjunto de técnicas del Yoga para dormir mejor, llamadas Asana entre las cuales destacan: la postura de la cabeza y la rodilla que consiste sentarse en el piso con la espalda recta y las piernas estiradas luego se dobla la pierna derecha y se coloca el pie debajo del muslo izquierdo y se apoya la rodilla en el piso. Luego estiras el cuerpo hasta apoyar la rodilla en la rodilla manteniendo la espalda recta y respirando profundamente.

Otra buena técnica es la postura de ángulo ligado que es una técnica caracterizada por sentarse con la espalda recta juntando las plantas de los pies que se sostienen con las manos. Luego se inhala y se exhala mientras te reclinas hacia adelante manteniendo la espalda recta.

La postura del ángulo es una variante de la anterior y consiste en que te sientes con la espalda recta abriendo las piernas hacia los laterales formando una especie de V. Luego se colocan las manos detrás de los glúteos y se flexiona el cuerpo hacia adelante manteniendo la espalda derecha. Se inhala y se exhala mientras te inclinas hacia adelante.

Otra buena técnica de Yoga para dormir es la postura del muerto que consiste en acostarse boca arriba en el piso y respirar profundamente hasta que sientas que tus músculos se relajan. Una vez logrado esto te debes acostar de inmediato y verás cómo te duermes inmediatamente.

Trucos adicionales para la relajación

Además del yoga, tomar un baño relajante o un buen para descansar del agotador día, escuchar buena música y colocar incienso o alguna fragancia relajante con un buen aroma que refresque los espacios son también buenos consejos para lograr un sueño largo y reparador y evitar el insomnio.

Indistintamente de las bondades del yoga, recuerda que debes olvidarte de los problemas y de las preocupaciones porque pensar en ello no sólo impide que te relajes y logres dormir sino que te cargas de energías negativas e innecesarias. Adicionalmente, también debes pensar que tales preocupaciones no harán que los problemas se resuelvan. Los problemas siempre tienen una solución.

No hay que preocuparse, hay que ocuparse cuando sea necesario y no darle a los problemas la importancia que no sea justo la necesaria.

Leave a Reply